lunes, 16 de enero de 2012

¿Cómo influye la familia en el aprendizaje?



            Durante el transcurso de la asignatura se ha planteado la importancia que tiene la familia en el aprendizaje de los niños, independiente del nivel socio- económico, o de donde éstos provengan.
            Diversos planteamientos nos han dado cuenta de que es la familia el factor más importante que incide en el proceso de enseñanza- aprendizaje, ya que la estimulación comienza en casa cuando el niño es pequeño. Son los padres, hermanos mayores o adultos responsables los encargados de crear los hábitos, ya sean de estudio, de higiene, o simplemente otorgar valores.
Hoy en día es alarmante y preocupante  la despreocupación de los padres por el desenvolvimiento escolar y personal de sus hijos Por ello, es que la psicología educativa cobra mucha importancia, ya que existen ciertos factores que son determinantes en la formación y por tanto en el proceso de aprendizaje de los hijos. Sin duda, estos factores están directamente relacionados con el rol que juegan los padres y los educadores.   La psicología educativa indaga sobre cuáles son los resortes que impulsan el desarrollo y la conducta, y logra conocer los agentes que han intervenido o que intervienen, beneficiosa o perjudicialmente en el desenvolvimiento de las potencialidades.  Cada niño tiene diferencias individuales que deben ser tomadas en cuenta.   Los padres por lo general tienen ciertas expectativas de sus hijos, sin embargo se debe tener presente que las habilidades y las aptitudes de cada uno son diferentes. Por ello, se deben tomar en cuenta los siguientes factores:  
-       Factores hereditarios: Se refiere a cuando el niño presenta algún problema congénito que le impide desarrollar sus capacidades al máximo.  
-       Medio ambiente: Se refiere al lugar y a los elementos que rodean al menor. Por ejemplo un niño en el campo tendría dificultades frente a la tecnología avanzada a diferencia de otro que tenga acceso a esta. Sin embargo, esto no quiere decir que uno sea más inteligente que el otro, sino que cada uno desarrollará mejor ciertas habilidades según los hábitos y las prácticas que tenga. 
-       Prácticas de crianza: Este punto es muy importante, ya que se refiere al tipo de educación que reciben los menores y cómo priorizan los padres los estudios. Es importante, fomentar la lectura y otros hábitos que formen al niño para un futuro sólido.  
-       Orden de nacimiento: Este factor cobra mucha importancia, ya que por lo general los padres suelen ser más exigentes con el primer hijo. Y si bien no es una tarea fácil educar y somos aprendices cuando de ser padres se trata, se debe tener cuidado con las expectativas que se tienen para cada hijo. Es decir, a veces se espera mucho de uno de ellos, pero no del otro.  
-       Hijos de padres divorciados: Cuando los padres o uno de ellos no llega a superar el divorcio suele suceder que el niño termina pagando “los platos rotos”. Acusaciones como: estás igual que tu padre o madre según el caso, o tú eres igual a él, entre otras pueden sonar familiar.  
-       Madres que trabajan todo el día: Actualmente es muy común que las madres también trabajen. Sin embargo, lo importante es la calidad del tiempo que se les da y preocuparse de las actividades que ellos tengan mientras los padres trabajan.  
-       Maltrato a los niños: Si hay maltrato, ya sea físico o psicológico afecta directamente en la personalidad del menor.  
-       Diferencias Individuales: La diferencia en el CI (Coeficiente Intelectual) de los niños es también un factor importante que afecta positiva o negativamente en el trabajo de aula. Por ello, padres y educadores deben conocer las potencialidades y las limitaciones de cada menor. 
Por eso es importante destacar que la disposición que tengan los alumnos en el proceso de aprendizaje, en parte, depende de las experiencias que les entregan los padres y cómo interiorizan a sus hijos en el aprendizaje académico, exhibiéndolo como algo habitual.
Aunque actualmente en Chile la interacción de los padres con sus hijos es casi imposible, porque la mayoría trabaja o no tienen el tiempo ni la disposición suficiente, es de suma importancia que ellos participen en sus labores escolares para que sus hijos no adopten una independencia obligada, y no sepan controlar su libertad.
Se ha comprobado que los alumnos con alto rendimiento invertían alrededor de veinte horas a la semana, fuera del horario escolar, en actividades constructivas de aprendizaje, o de ejercitación de la mente, con frecuencia con el apoyo, guía o participación de sus padres.
Debemos tener claro que el aprendizaje no depende solo de los establecimientos al cual asisten los niños, sino que en este proceso intervienen las familias, quienes otorgan los hábitos y son los principales guías en este proceso.
Es importante mencionar que existen investigaciones que comprueban que las familias de niños con mayor índice de pobreza son los que tienen bajo rendimiento en la escuela, muchas veces porque sus padres son analfabetos y no les pueden ayudar con sus tareas, o simplemente porque trabajan todo el día y no tienen el tiempo suficiente para estimularlos, o enseñarles hábitos.
No así con niños de familias con mayores recursos, ya que crecen en un ambiente letrado, los padres comúnmente son profesionales y desde pequeños los incentivan y estimulan para que estudien y logren buenos resultados en la escuela.
Sin embargo ¿el nivel socio- económico será un factor influyente de peso para que las familias no apoyen a sus hijos en su proceso de aprendizaje?
A modo personal creo que  las expectativas que tienen los padres sobre sus hijos son independientes del nivel socio- económico, ya que la estimulación o la creación de hábitos se pueden hacer en cualquier tipo de contexto, y con los recursos que cada familia tenga. Además existen diversas instituciones encargadas de financiar, de apoyar y suplir las necesidades educativas básicas de los alumnos de escasos recursos.
Sin embargo, no todas las familias asumen esta responsabilidad, dejando muchas veces a los niños a cargo de terceras personas y no proporcionándoles el apoyo adecuado.
En síntesis los niños rinden más en el ámbito escolar cuando los padres les proporcionan límites predecibles para sus vidas, estimulan un uso productivo de sus tiempos y otorgan experiencias de aprendizaje como algo habitual en la vida familiar.
           



“En promedio no logran que sus alumnos lean y calculen bien. Según los datos del SIMCE de 4º básico del año 2002, el nivel socioeconómico bajo, que representa al 10% más vulnerable de la población, logra en promedio 226 puntos en lenguaje, 220 en matemática y 227 en comprensión del medio” (Eyzaguirre,2004)


Aportes importantes de la familia:
-       Interacciones diarias entre padres e hijos.
-       Compartir hobbies y actividades recreativas.
-       Supervisar el tiempo de ocio y estudio.
-       Estimulación a la independencia.
-       Vigilancia continua del uso de su libertad.
-       Alabar productividad y cumplimiento.
-       Refuerzos positivos.
-       Realizar actividades que ejerciten la mente, como puzles, adivinanzas etc.
-       Delegar obligaciones y crear hábitos.



Pamela Vivanco Arias
Educacion Diferencial 2009

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada